Solo un Erasmus te puede hacer sentir como en casa estando a miles de kilómetros de ella. Así se siente Annalisa en Valencia.

Pages