En un rincón humilde del barrio de orriols, en concreto en C/ Arquitecto Tolsá 9, nos encontramos el local de la fundación Altius, ESN en UV se acerca para conocerlos un poco más y pasar la tarde con ellos, en ese momento hay unas 6 personas adultas que se encargan de ayudar a más de 20 niñosde entre 4 y 10 años con sus tareas de clase, evitando que se pierdan por la calle, e intentando que mejore su calidad de vida.

Empezaremos con una introducción acerca de quiénes son nuestros amigos de Altius: la Fundación Altius es una entidad social sin ánimo de lucro que se constituye el 9 de abril de 2002. Desde su inicio, complementa la misión de la Universidad Francisco de Vitoria para la transformación de la sociedad según los valores del humanismo cristiano a través de la acción social a favor de los colectivos más vulnerables promoviendo su inserción social y laboral.

Tienen varias áreas de trabajo: acompañamiento y formación laboral, ayuda para cubrir las necesidades básicas, atención a las familias, información, orientación y asesoramiento psicológico, mediación Familiar, asesoramiento jurídico, servicio de encuentro familiar, servicio de cuidado de menores, escuela de Familia. La misión de Altius consiste en transformar la vida de personas en exclusión, particularmente por la falta de empleo, a través del acompañamiento integral para la mejora de sus condiciones sociales y su formación con el objetivo de favorecer su inserción laboral. Lograr una sociedad en la que no tenga cabida el descarte social y laboral de los colectivos más vulnerables. Ofrecer oportunidades de transformación a través del desarrollo de las capacidades, la formación integral y el empoderamiento y ser cauce para el desarrollo de la acción voluntaria y la cultura de la solidaridad.

Hablamos con Raquel Marín, educadora de la sucursal de Altius de Valencia, lleva 2 años en Altius y ESN en UV quiere conocerla un poco más y por eso le hacemos las siguientes preguntas:

¿Hay algún tipo de ayuda o financiación detrás de esta labor? Si, funciona en gran parte por el programa proinfancia de La Caixa. La Caixa pone una serie de requisitos para que la familia puedan acceder a esta ayuda. También hay parte del ayuntamiento, de programas para el empleo. No sólo estamos con los niños sino que también ayudamos a gente a buscar empleo, hacemos cursos, etc, por ejemplo: hace poco hemos estado por las mañanas durante dos meses haciendo cursos del ayuntamiento enseñando a leer y a escribir. Y por último, empresas privadas en forma de donaciones, que depende cada año, y cada época. Por ejemplo: al estar vinculados a la Universidad Francisco de Vitoria, el colegio Cumbres, nos han donado muchos alimentos, ropa, juguetes.

¿Qué estructura tenéis? La fundación Altius es grande, estamos también en Madrid, pero aquí en la sucursal de Valencia somos poquitos trabajadores, Santi, como coordinador principal, Vicky, que es la técnico en proyectos y luego estoy yo, que soy la educadora. Luego tenemos tres educadores más que hacen menos horas y el resto voluntarios.

¿Cuáles son las recompensas a nivel personal que se obtienen? A nivel personal obtengo una satisfacción al saber que estoy ayudando a personas que tienen situaciones muy difíciles. Los niños vienen de familias desestructuradas, con problemas económicos muy gordos, situaciones muy duras y saber que estás asistiendo a estos niños que si no estuvieran aquí estarían en la calle deambulando o delinquiendo, entonces es una satisfacción muy grande saber que puedes formar parte de la educación de estos menores, y además ves que con un poquito de esfuerzo y ganas obtienes resultados.

¿Qué tipos diferentes de ayuda trabajáis? Aquí trabajamos con la familia al completo, por las tardes atendemos a los niños, pero también por las mañana hay talleres para los padres, se les ayuda y se les aconseja en la economía familiar. Si los chicos faltan mucho al colegio se les da un toque, es atender a la familia en todo lo que se pueda, les damos alimentos dos veces al mes, les damos ropa,etc. Este es un centro que en el barrio se sabe que es de ayuda, entonces toda la ropa que recogemos como conocemos a las familias y lo que pueden necesitar, ya les vamos preparando como packs de ropa, les llamamos, vienen y recogen la ropa. Les ayudamos a las familias a gestionar su hogar, los niños, la educación, hay familias que llevan a sus hijos muy descuidados pues les das un toque, ``no puedes llevar a los niños así´´, otro ejemplo: el tema de pediculosis, ``los piojos´´, se les explica cómo se hace, etc. Es un todo, una atención global, completa, es educar a toda la familia.

¿Lo saben reconocer?¿Entráis a veces en conflicto? Claro, lo reconocen, y a otros les molesta y no aceptan que se les pueda decir algo. De todas maneras a ellos les interesa venir porque perciben la ayuda, entonces, lo normal es que cuando les llamas la atención o les ayudas, ellos corrigen y mejoran su comportamiento porque saben que si no puedes retirarle la ayuda, es triste, pero es la moneda que tenemos y es así. La mayor satisfacción es  por ejemplo saber que uno de los niños que atendíamos aquí,  lo habían contratado en una gran empresa de recogida de naranjas, para nosotros es una gran noticia. O a otra chica que la habían contratado. Es gente que ha estado aquí, qué les has atendido y ayudado, que no tienen estudios, que es muy difícil romper el círculo de la pobreza, porque han nacido en familias ya rotas, con dificultades económicas, que eso un niño no lo percibe, pero que sí que percibe los problemas que hay en casa. Son niños que están muy desmotivados para el estudio y no les ven ningún sentido, ni a estudiar ni a esforzarse en la vida para nada, entonces, que ese tipo de niños puedan salir de ahí, consiguiendo cuando son mayores algún contrato de trabajo, eso es un logro.

¿Cuánto tiempo suelen venir los niños? Aquí solemos atenderles desde primero de primaria hasta sexto de primaria. (Hasta los 10 años)

¿Y a partir de ahí? Hay un vacío, porque en el colegio público hasta sexto de primaria es obligatoria la asistencia, a partir de primero de la ESO ya no. Aquí, la mayoría de niños que pasan a primero de la ESO, se dejan el instituto. Este año tenemos a una que ya ha hecho eso. La intentas redirigir por otros estudios, por formaciones profesionales, pero… el 90% de las familias que tenemos aquí son de etnia gitana, la cultura gitana es muy difícil, sobretodo a la chicas, que suelen casarse pronto, que se dejan lo estudios, tienen hijos a los 16 años, a los 16 años, que si encima siguen estudiando pueden enfrentarse con sus padres, y es todavía más difícil, que te dicen que no quieren ser como los payos, es una cultura.

¿Qué tipo de formación se necesita para hacer un voluntariado de este tipo? Formación específica para ser voluntario ninguna, la palabra lo dice, eres voluntario, vienes a ayudar simplemente. Lo que sí que es cierto es que si tienes estudios de enseñanza, estudios sociales, pedagogía, psicología, al final todo ayuda. Aquí hemos tenido voluntarios que han hecho economía, ingeniería y han sido buenísimos, y han conectado con los chavales enseguida, tiene una gran parte vocacional. Muchos vienen por el boca a boca, muchos otros por internet, a partir de ahí contacto yo con ellos, les cito para conocerlos personalmente, que me gusta más que hablar por teléfono o email, les hago venir aquí y que me cuenten qué es lo que quieren y yo les ofrezco que un día a la semana de 17 a 19, que es cuando están los niños, qué es muy fácil sacar dos horitas a la semana, y les cuento lo que hacemos aquí. Ellos se ilusionan más viniendo y viendo el centro, viendo lo que hacemos, que de otra manera. Tenemos también gente en prácticas. Hay voluntarios que llevan 3 años. En seguida sabes si te gusta, los voluntarios que están aquí menos de un año no han estado. Les hacemos firmar un compromiso de 3 meses, pero no sólo por nosotros, sino por los niños, los chavales se quedan enseguida con las caras y con los nombres, y que mínimo, nosotros somos sus perfiles a seguir. En las entrevistas lo decimos, ``vas a ser su modelo a seguir´´, vas a estar observado y reobservado por ellos, y cada cosa que digas, palabrota, te la van a recordar. Sus modelos a seguir, no suelen ser fiables y aquí vais a ser como su hermano mayor.

Algo particular que se quiera destacar: acompañamiento, cómo ayudar, cómo colaborar con el voluntariado... Abrir un poco los ojos, no mirarse tanto el ombligo, tiene que ver con una actitud personal, si todos, en vez de mirarnos nuestro ombligo, nuestros problemas, que está claro que todos tenemos problemas, sufrimientos y situaciones complicadas, pero si amplias un poco las miras a los que tienes alrededor a lo mejor descubres que no estás tan mal y que otros necesitan más ayuda. 

Con esta entrevista y con nuestra participación en esta actividad desde ESN en UV queremos volver a dejar huella en la sociedad valenciana y que cada vez más gente se de cuenta que los voluntariados son necesarios.