[English below]

FARA RIGOLLE, 21 (Psicología)

Como la mayoría de estudiantes erasmus incoming, lo primero que se le pasó a Fara (Bélgica) por la cabeza cuando pensó en España como destino fue sol, playa, barullo, impuntualidad… Sin embargo, cuando llegó a Valencia se dio cuenta de la gran diferencia que hay entre regiones y que, aunque también sabemos pasarlo bien, no todo es flamenco.

De entre sus opciones de destino, Valencia le pareció la más atractiva. Entre otras razones, por la playa, la temperatura, sus conocimientos previos de español o el interés que le provocaban las clases impartidas.

Cuando llegó, se sintió abrumada de información. Valencia es una ciudad muy viva, siempre hay algo que hacer, muchos planes para estudiantes, viajes, fiestas y muchos rincones por descubrir. Como, por ejemplo, la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Dice que es su sitio preferido aquí, ya que cuando va le da la sensación de estar en el futuro.

Para ella, no fue difícil buscar alojamiento. Encontró piso fácilmente por Internet desde Bélgica y desde su llegada, no tuvo ningún problema.

Fara está empleando todo su tiempo libre para viajar. Alicante, Tarragona, Salou, Ibiza, Barcelona y Madrid son sólo el principio de su aventura en Valencia. La mayoría de viajes ha ido con ESN. “En otras organizaciones para erasmus, los trabajadores cumplen con sus obligaciones. En ESN me siento mejor, ya que los colaboradores se sienten identificados con nosotros y nos tratan como amigos”

Aparte de los viajes, Fara ha participado en otras actividades de ESN como la Welcome Week, donde conoció a muchos de los que ahora son sus amigos. También sus compañeros de piso y de clase, forman parte de su círculo de amistades.

Está muy contenta con su elección. En Valencia hay muchas opciones y la gente siempre la trata muy bien (a pesar de que hablen muy rápido…). Aun así, piensa que una experiencia Erasmus es buena, sin importar el destino. Según dice, nos enseña a solucionar los problemas por nosotros mismos y nos ayuda a crecer como personas. Y añade: “cuando eres erasmus, aprendes a ayudar y a  ser ayudado”.

[English]

As most of the incoming students, the first thing that came to Fara’s mind (Belgium) when she thought of Spain as Erasmus destination was sun, beach, party, unpunctuality… However, when she arrived to Valencia, she saw the differences between regions and also that not everything is flamenco, although we also know how to have fun.

Among all the options she had to choose from, Valencia seemed the most attractive one because of the beach, the temperature, her previous knowledge of Spanish and the interest she had for the courses provided at university.

When she arrived, she felt a bit overwhelmed by all the information. Valencia is a very lively city, there is always something to do, many plans for students, trips, parties, and a lot of little corners to discover. For instance, “la Ciudad de las Artes y las Ciencias”. This is her  avourite place here because whenever she goes she gets the feeling of being in the future.

For her, it was not difficult at all to find accommodation. She found it very easily through the internet from Belgium, and since her arrival she didn’t have any problems.

Fara is trying to spend all her spare time travelling. Alicante, Tarragona, Salou, Ibiza, Barcelona and Madrid are only the beginning of her adventure in Valencia. She went with ESN to most of these trips. “I feel better with ESN because the organizers feel identified with us so they are not simply meeting their obligations, they treat us as friends”

Besides the trips, Fara has participated in other ESN activities, such as the Welcome Week, where she met many of her friends now. Also her flatmates and classmates are part of her group.

She is very happy with her choice. There are many options in Valencia and the people are very friendly (if only they didn’t speak so fast…). Nevertheless, she thinks that the Erasmus experience is something good no matter the destination. She says that it teaches us how to solve problems on our own and it helps us to grow up, and adds “When you are Erasmus, you learn to help and to be helped”